OZONO TROPOSFÉRICO
16451
post-template-default,single,single-post,postid-16451,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

OZONO TROPOSFÉRICO

OZONO TROPOSFÉRICO

Hoy, lunes 15 de julio de 2019, preocupados por los niveles de contaminación por ozono troposférico que se han detectado en los últimos días en Medina del Campo, hemos enviado nota de prensa a los medios explicando en qué consiste esta contaminación y qué medidas podemos tomar para que nos afecte lo menos posible.

El ozono troposférico es el resultado de la reacción química de otros contaminantes al incidir sobre ellos los rayos solares, motivo por el cual este es un problema que nos afecta sobre todo en verano.

La Organización Mundial de la Salud alerta del peligro de que los niveles de ozono troposférico supere los 100 microgramos por metro cúbico (100 µg/m3)
,durante más de ocho horas, sobre todo si es durante muchos días seguidos, aunque no determina cuántos pueden ser alarmantes para provocar enfermedades respiratorias crónicas, por ejemplo.

Los altos niveles de ozono, provocan sobre todo problemas respiratorios, picor de ojos y mucosas y afectan, sobre todo, a personas mayores, niños cuyos pulmones aún no están maduros y personas que ya tengan una afección respiratoria, alérgica o cardiaca. Son síntomas puntuales que, como decimos, se pueden convertir en crónicos si la exposición a este contaminante secundario es prolongada.

Reducir estos niveles es complicado pues el ozono no es un contaminante primario, no surge cuando encendemos la calefacción o arrancamos el motor de nuestro coche sino cuando contaminantes como los surgidos de estos actos (óxidos de nitrógeno, fundamentalmente), el metano de las granjas, los contaminantes de las explotaciones mineras o de la extracción y distribución de gas natural o, incluso algunos árboles como álamos o robles, reciben la acción intensa de los rayos solares y reaccionan químicamente para generar ozono. Por tanto, para reducirlo, lo fundamental es reducir otros contaminantes con las medidas que ya conocemos y que pasan, sobre todo, por reducir el uso de carburantes fósiles.

Para evita su efecto puntual sobre nuestra salud, es recomendable no hacer ejercicio entre las 11:00 y las 19:00, horas de mayor intensidad solar,  sobre todo en caso de personas mayores y niños para los que es recomendable reducir la actividad al mínimo,y, por tanto de mayores niveles de ozono troposférico, puesto que la respiración intensa provocada por el ejercicio físico aumenta la absorción de dicho contaminante.

Es un derecho de los ciudadanos conocer la calidad del aire que respiran y una obligación de la administración mantenerles informados a tiempo real y que se puede consultar pinchando AQUÍ

Os dejamos la nota de prensa y los niveles del mes de julio.

No Comments

Post A Comment